Uno de los asuntos que puede llevar un abogado penalista en Pedrezuela es el de los delitos urbanísticos, un tipo de infracción penal que se ha puesto especialmente de moda en los últimos años al calor de la burbuja inmobiliaria y que se asocia además con la corrupción política a nivel local, pero que no solo afecta a cargos públicos, sino también a promotores, constructores o directores técnicos tales como arquitectos o ingenieros.

Se trata de un delito que, como bien sabemos en Muñoz & Asociados Abogados: Sede Madrid Capital, está tipificado en el artículo 319 de nuestro Código Penal y se define como la construcción o edificación no autorizada en suelos destinados a viales, zonas verdes, bienes de dominio público o lugares de valor paisajístico, ecológico, artístico, histórico o cultural, así como construcciones en suelo no urbanizable.

Así, por ejemplo, en el abogado penalista en Pedrezuela advertimos que la condena por un delito urbanístico por edificar en suelo no urbanizable, no solo conlleva aparejada una pena de prisión de seis meses a dos años (que si no hay antecedentes penales se elude la entrada en prisión), así como multa de 12 a 24 meses e inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de seis meses a tres años, sino que la Justicia podrá ordenar, a cargo del infractor, la demolición de la obra, sin perjuicio de las indemnizaciones debidas a terceros.

Sin olvidar que en el artículo 320 se estipula el castigo a la autoridad o funcionario público que haya cometido un delito urbanístico, a sabiendas de su injusticia, mediante la valoración favorable de proyectos de edificación o la concesión de licencias contrarias a las normas urbanísticas vigentes, algo que se ha puesto muy de moda en nuestro país en los últimos años.