A veces uno se ve obligado a solicitar los servicios de un abogado penalista en Pedrezuela. Estos profesionales funcionan como los intermediarios que garantizan que la ley se cumpla, y que ponen en contacto a los ciudadanos con las difíciles normas de la justicia.

Y es que lo cierto es que este mundo es bastante complejo. Y es algo que saben muchos de los que acuden a un abogado penalista en Pedrezuela. Un ejemplo está en las confusiones que existen en muchas ocasiones acerca no ya de las funciones de un abogado, sino en la diferencia entre un caso civil y uno penal. Por eso aquí queremos profundizar un poco en esta diferenciación.

Una manera muy clara de diferenciarlas es por la pena que tiene cada una de ellas. Los delitos penales son aquellos que te pueden conducir a la cárcel. Por ejemplo, un asesinato o un robo a mano armada. Los delitos civiles, por otro lado, se suelen resolver con una multa o con otro tipo de castigo.

En las causas penales existe siempre la posibilidad de que haya un juicio dirimido por el jurado, llegue este a formarse o no. En cambio, en los juicios penales esto no solo no es necesario, sino que no llega a darse.

En la causa penal tienes derecho a un abogado, aun cuando no tengas dinero para costearte uno. En esos casos es el Estado el que te lo proporciona. Por contra, ante una causa civil, si no tienes un abogado tendrás que ser tú mismo el que te defiendas.

En general, la causa penal es aquella que se produce contra la sociedad en su conjunto, como las agresiones o los insultos. Y lo civil iría a lo particular. En Muñoz & Asociados Abogados contamos con profesionales experimentados que sabrán defender tus intereses.